ciencia , sexo Viernes, 21 agosto 2015

5 datos que realmente debes conocer antes de tomar el “Viagra Femenino”

Llanos Lero

Fotógrafa, periodista, creadora de Lero Lero Candelero.
¿Un milagro para las mujeres? Mejor lee primero.

¿Un milagro para las mujeres? Mejor lee primero.

Finalmente, 17 años después del lanzamiento del Viagra, su versión femenina recibió, luz verde para entrar al circuito comercial.  ¿Su nombre? Addyi. ¿Su función? Combatir el trastorno de hipoactividad del deseo sexual en la mujer.

Pero, tranquila, antes de celebrar su llegada, debes saber que el llamado “Viagra Femenino” ha sido objeto de un intenso debate, y no son pocos los médicos que no están de acuerdo con su puesta a la venta, entre ellos el reconocido doctor Elmer Huerta.

Aún así, la “mágica pastillita rosada” empezará a venderse a partir de octubre de este año, y ya genera varias interrogantes: ¿Es recomendable utilizar el “Viagra Femenino”? ¿Cómo funciona? ¿Por qué sí y por qué no tomarla?

Para comenzar debemos tomar en cuenta los siguientes datos:

 

1. El “Viagra Masculino” y  “Viagra Femenino” son dos cosas completamente diferentes

En realidad, ni si quiera debería pensar en popularizarse con el mismo nombre. Nosotros sólo lo hemos hecho para que atraerte a esta lectura (¡es por tu bien!). Pero a partir de ahora la llamaremos por su nombre: Addyi. Es que realmente son muy diferentes:

La frase “las mujeres piensan con el corazón y los hombres con el pene”, puede sonar machista, sin embargo, no está tan lejos de la verdad, al menos en este caso. Si bien el deseo sexual está ligado a cuestiones contextuales, y además, los estímulos tanto en hombres como en mujeres pueden ser los mismos, cada género tiene gatillos diferentes para embarcarse en una relación sexual.

Nos explicamos: Imaginemos que un hombre se encuentra con otra persona a la que encuentra atractiva dentro de sus gustos particulares, y esta persona se desnuda frente a él. Según estudios de la Universidad de Florida sobre la Diferencia de la receptividad a ofertas sexuales según el género, es más seguro que este hombre presente deseos sexuales inmediatamente, aún si no estuviera dispuesto a tener relaciones sexuales con la persona en cuestión en un primer momento.

¿Qué pasa con la mujer? Pues que también tendrá deseo sexual pero solo después de considerar si estaría bien o no tener relaciones sexuales. Es decir, primero analiza sus creencias, sus costumbres, y las consecuencias del acto sexual, y si todas sus preocupaciones fueron disipadas, se permitirá libremente la aparición de deseos sexuales.

fb1bd__sexo1

Expectativa, no siempre realidad.

“¿Cómo es esto posible? Los deseos son deseos y aparecen porque los sientes y ya. Además hay tantas mujeres hoy en día que no tienen una postura tan tradicionalista respecto al sexo” –te preguntarás. La respuesta está en el mismo estudio cuando se centra en el desarrollo de la psiquis femenina que asegura que, el que una mujer no sienta represión por las mismas condiciones, no quiere decir que no las considere, solo que tiene una concepción más abierta al respecto.

Traducción ejemplificada:

  • Mujer con pensamiento tradicionalista: se cuestionará primero y probablemente despierte en ella sentimientos de culpa, represión o negación, antes que deseos sexuales.
  • Mujer con pensamiento menos tradicionalista: se cuestionará primero y probablemente decida pasar sobre los sentimientos de culpa, represión o negación, y optará por priorizar sus deseos sexuales.
  • Mujer con pensamiento no tradicionalista: se cuestionará primero y probablemente no sentirá culpa, represión o negación, y optará (o no) por priorizar sus deseos sexuales.

Insistimdoos: esto es parte de un estudio de la Universidad de Florida. Hay que tener en cuenta que las cuestiones de cada mujer cambiarán respondiendo a sus propias costumbres y pensamiento, y estás cambiarán el trayecto de toda su vida, incluyendo claro, su vida sexual.

¿Ya, pero esto qué tiene que ver con el viagra masculino y el “femenino”?

El viagra masculino tiene como componente principal el Citrato de Sildenafiloeste fármaco es un vasodilatador (es decir que facilita el flujo a través de los vasos sanguíneos) que permitirá la llegada de la sangre a todo el cuerpo del pene, que en consecuencia podrá mantener una erección.  Es decir, no actúa sobre el deseo sexual, solo sobre el principal factor por el cual un hombre (que ya tiene los deseos) no puede mantener relaciones sexuales.

Por otro lado Addyi actúa en base a la Flibanserinaque a nivel neuronal, es decir, en el cerebro, tiene un mecanismo similar a los antidepresivos en las vías excitatorias e inhibitorias. Es decir, la Flibanserina actúa sobre el deseo sexual directamente, mas no sobre las imposibilidades fisiológicas que podrían sufrir las mujeres durante la menopausia o aquellas que por algún motivo sufren problemas de resequedad, falta de lubricación, fatiga, o los cambios de humor.

¿Entonces?

Ciertamente podemos encontrar una base entre ambos, como que es más sencillo para el hombre llegar a la “excitación mental” por lo que se entiende que el viagra actúe solo a nivel físico, mientras que en las mujeres la excitación física puede facilitarse con la excitación mental que, como lo describimos arriba, es mucho más complicado por el riguroso proceso que debe atravesar. Sin embargo, y como lo explica en su columna el doctor Elmer Huerta:

Comparar a la Flibanserina con la Viagra; es como comparar las ganas de comer con el masticar la comida. Las ganas de comer es lo que llamamos apetito y se define como el deseo cerebral de consumir un alimento, y si este es rico, pues que mejor. Pero otra cosa completamente diferente es masticar el alimento, la cual es una actividad enteramente mecánica y que depende de buenos dientes y músculos masticatorios.

Además, el Viagra masculino es una pastilla que se toma dependiendo de cada persona, pues actúa de modo mecánico. En cambio, el Addyi se debe tomar diariamente durante el mes, como un tratamiento, para regular los deseos sexuales. Entonces, podemos determinar que las consecuencias de su uso son completamente diferentes, por lo tanto, el Viagra Femenino no existe.

article-1316671-0B6C5A13000005DC-434_468x538

Imagen: Dailymail

Ok, y esto es solo el primer punto.

 

2. ¿Qué es el trastorno de hipoactividad del deseo sexual en la mujer (TDSH)?

Porsiaca: “hipo” es todo lo contrario a “hiper”. Según The North American Menopause Society una mujer con TDSH experimenta…

…una disminución notable en iniciar intimidad y esquiva los intentos de su pareja para tener relaciones sexuales. También, existen mujeres con TDSH las cuales, aunque no reportan carecer de deseo, pueden estar igualmente angustiadas o molestas por la larga careza de deseo sexual.

Explicación que ha sido utilizada como principal justificación para la aprobación de la comercialización del Addyi.

Pero ¿todas las mujeres con menopausia pierden el deseo sexual?

Definitivamente no todas las mujeres con menopausia sufren de TDSH, así como no todas las mujeres en los picos de su edad reproductiva tienen mucho deseo sexual. En realidad, el problema aparece solo si la mujer se siente frustrada por no poder “sentir el deseo sexual”, esto acompañado con las características de la menopausia puede generar gran insatisfacción y, en algunos casos, ser la base de una depresión avivada por los cambios de humor y la falta de una correcta estimulación.

 

3. Los efectos secundarios del Addyi

Nada tan bueno podía ser verdad.

Demasiado bueno para ser verdad.

Es importante tener en cuenta que el uso de Flibanserina había sido rechazado en dos ocasiones por la misma comisión que ahora le dio permiso de comercialización. ¿La razón? El fuerte impacto de su efectos colaterales que incluyen desmayos, nauseas, mareos, somnolencia y baja presión arterial.

¿Eso es todo?

No. Las consecuencias del estudio van más allá de los efectos en base, pues, de popularizarse su uso, y en vista de que es un medicamento de tratamiento diario, se puede prever el potencial incremento de accidentes de tránsito por los efectos secundarios en las conductoras que lo utilicen. También se ha probado la mala interactividad de la Filibaserina con las pastillas anticonceptivas de núcleo hormonal, así como el consumo de bebidas alcohólicas.

Y hay más…

Oficiales del FDA (Food and Drugs Administration, la entidad que regula los farmacéuticos en los EE.UU.) sostuvieron que el tiempo de estudio (18 meses) para su acreditación al consumo humano era demasiado corto. Mucho más cuando en los estudios con animales (que duraron 2 años), se demostró el incremento del riesgo de la aparición de tumores de cáncer de seno.

Aunque ningún riesgo tiene el alcance de ser determinante para ninguna paciente, se encuentra en las exigencias para su venta la correcta y detallada explicación de sus potenciales consecuencias y efectos a corto y largo plazo en las usuarias que estén dispuestas a adquirirlo. Esta medida deja toda la responsabilidad de su uso y cuidado a la consumidora.

 

4. La historia secreta de cómo se logró su comercialización

Después de la debacle en torno a la aprobación de Addyi,  queda una pregunta sin respuesta ¿por qué una entidad como la FDA pondría en riesgo la salud de millones de personas? ¿intereses económicos? ¿las propiedades son más relevantes que sus contradicciones?

Pero la realidad es mucho más creativa, si podemos llamarla de algún modo. Este video del noticiero taiwanés NMA lo ejemplifica de una forma muy divertida:

Laboratorios Pfizer, que fue la primera en desarrollar el Viagra, no consiguió respaldar su pedido con argumentos lo suficientemente convincentes para tener la luz verde, así que tiró la toalla cuando se dio cuenta que su producción sería inviable. Puso a la venta los derechos de la Flibanserina, y, entonces, Sproutpharma llegó a su rescate.

¿Entonces Sproutpharma si encontró resultados positivos en sus estudios? No exactamente. Los estudios en los que Sproutpharma se respaldó no fueron ni de cerca basados en una investigación médica, sino más bien en una observación social. Su argumento era, digamos, de género: existen 26 productos en el mercado destinados a resarcir los daños de la impotencia sexual en los hombres, pero no hay ni uno para las mujeres.

Este argumento no fue llevado ante la comisión investigadora, sino ante las organizaciones feministas que luchan por la igualdad de derechos para las mujeres en comparación con los hombres, todas estas representadas por la ONG Even the score.

El apoyo económico prestado por la farmacéutica, patrocinó la protesta de miles de mujeres que en conjunto (como muchas veces antes en la historia del FDA) lograron la ansiada aprobación que de algún cuestionable modo ayuda a nivelar las condiciones entre hombres y mujeres.

 

5. Ya, ya, pero lo que yo quiero saber es si facilita el orgasmo

229457_390136254392848_1817182080_n

Si aún después de hacer una revisión de los posibles efectos colaterales y todos los riesgos que conllevará el uso de este revolucionario medicamento, estás dispuesta a aventurarte a probarlo porque crees que sería la solución perfecta a un problema que afecta a muchísimas mujeres…  pues te recomendamos que tomes un poco más de tiempo y hagas una segunda reflexión.

Debemos comprender que la Flibanserina no garantiza que, mediante su uso, podrás reavivar tu vida sexual y que cada relación terminará en el placer del orgasmo. Alcanzar el clímax no es un proceso mecánico, y el objetivo tanto del Sildenafilo (viagra masculino) como el de la Flibanserina, es únicamente solucionar, en el primer caso, un problema físico, y en el segundo, un desbalance químico, que permita a las personas estar en condiciones plenas de disfrutar la vida sexual que deseen llevar. Lo demás ya queda a cuenta de cada uno.

Para conocer más acerca de cómo actúa el mal llamado Viagra femenino visita la web de Sproutpharma la farmacéutica que desarrolla la pastilla.

O lee más sobre el informe de la FDA respecto a la aprobación de Addyi.

Llanos Lero

Fotógrafa, periodista, creadora de Lero Lero Candelero.