ciencia , internacionales , noticias Sábado, 3 enero 2015

Una posible cura del SIDA está rumiando despreocupadamente en los andes peruanos

Mira qué rico come. Foto: Marco Guoli

Ola k ase? Desarrolla anticuerpos o k ase?. Foto: Marco Guoli

En algún lugar de los andes peruanos, una llama muerde ichu sin saber que una combinación de sus anticuerpos podría neutralizar la enfermedad más mortal conocida por los seres humanos: el SIDA.

La noticia fue reportada así por Ainhoa Iriberri para el diario El Mundo:

La tesis en la que se lleva tiempo trabajando es el desarrollo de una inmunización que genere anticuerpos ampliamente neutralizantes, en concreto los llamados de cadenas pesadas (HCAb de sus siglas en inglés). En las llamas, estos anticuerpos ya habían sido observados, pero faltaba un paso esencial: secuenciarlos para descubrir los anticuerpos concretos que podrían dar una nueva esperanza a la lucha contra el VIH.

Es lo que han conseguido los científicos alemanes, que inmunizaron a dos llamas con un anticuerpo neutralizante encontrados en los propios animales. En ese experimento identificaron tres nuevos anticuerpos, lo que supone un total de cuatro compuestos que se dirigen a distintas partes de la superficie de las células CD4, donde el virus se adhiere a las mismas.

¿Qué de qué con qué? Si los párrafos de arriba les resultan fáciles de leer o difíciles de creer, aquí pueden leer el estudio completo realizado por el equipo de investigadores de la University College de Londres. Si todavía están rumiando en qué consiste la buena noticia, este reportaje de 90 Segundos masticó bien los datos importantes:

Entonces tenemos estos datos:

  • Los anticuerpos de las llamas neutralizan una serie de virus, entre ellos el del VIH
  • Los científicos usan estos anticuerpos porque están compuestos de un solo gen
  • Esto las diferencia de los seres humanos y otros animales
  • Además, sus anticuerpos son más pequeños y se enlazan con el virus sin obstáculos
  • Estos anticuerpos actúan de manera neutralizante
  • Se dirigen a las zonas afectadas por el virus, se unen a las células y ayudan al cuerpo a luchar contra la enfermedad
  • Ningún anticuerpo animal ha logrado hace algo parecido
  • En el futuro podría ser usado en los seres humanos

El trabajo de investigación ha dejado una puerta abierta para continuar con la búsqueda de una cara. Es una buena noticia, pero no es la última. Esperamos que los filántropos (de donde suelen venir las financiaciones para este tipo de investigaciones) se animen a seguir apoyando estas investigaciones.