ciencia Domingo, 27 julio 2014

5 datos para dejar de creer que el viaje a la Luna fue mentira

Uno de los eventos más importantes de la historia de la Humanidad no se merece esto:

titular_luna

Al menos, no en su 45 aniversario. Menos aún en la sección “Ciencia” del diario. Ya no hay una discusión sobre esto, ha quedado demostrado hace bastante tiempo. Pero en fin, aprovecharemos este momento para aclarar alguna duda rezagada. Nos basaremos en un artículo que National Geographic publicó hace cinco años, donde ponía fin a cualquier rastro que quedara de ese “gran debate”. Veamos una por una. 

1. Ausencia de estrellas:

moon-hoax-no-stars_10058_600x450

Igualito al cielo de Lima. Foto: Nasa

El Mito: 

Los astronautas tomaron fotografías donde no se puede apreciar a las estrellas. Esto es extraño por que el cielo de la luna no tiene una atmósfera que impida la visión del espacio.

La Realidad:

La superficie lunar refleja la luz del sol; así que el resplandor habría hecho difícil ver las estrellas. Además, los astronautas fotografiaron sus aventuras lunares utilizando exposiciones muy rápidas, lo cual limitó la entrada de la luz de las estrellas. “A esas velocidades, las estrellas simplemente no aparecen”, asegura el astrónomo Phil Plait, autor del reconocido blogBad Astronomy“.

 

2. La bandera ondea

flag-waving-moon-landing_9803_600x450

Foto: Nasa

El Mito: 

Si no hay viento en la luna, la bandera no debería ondear.

La Realidad: 

“Si ven que la bandera se mueve es porque el astronauta la puso allí, y la inercia generada al clavarla en el suelo la mantuvo en movimiento“, asegura el historiador de vuelos espaciales Roger Launius, del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano.

Además, los astronautas doblaron accidentalmente – y varias veces – la barra que sostenían a la bandera. Es por eso que, en las fotografías, se crea la apariencia de una bandera ondeando.

 

3. Fotos Perfectas

But first, let me take a selfie. Foto: Neil Armstrong/NASA/Corbis

But first, let me take a selfie. Foto: Neil Armstrong/NASA/Corbis

El Mito: 

Las fotos fueron muy bien encuadradas y con una luz perfecta. Además, si sólo dos astronautas caminaron en la luna, y hay fotografías donde los dos aparecen, ¿quién tomó las fotos? 

La Realidad: 

Aquí es fácil: simplemente se distribuyeron las fotos que salieron mejor. Por el otro lado, las cámaras estaban montadas en el pecho de los astronautas, asegura el astrónomo Plait. En la foto “pueden ver el brazo de Neil Armstrong – reflejado en el visor de Buzz Aldrin – más o menos a la altura de su pecho. Ahí es donde está la cámara”.

 

4. El peso del módulo lunar

Foto: Nasa

¿Para manejar una de estas se necesita brevete A2? Foto: Nasa

El Mito: 

Si la nave pesaba 17 toneladas, ¿por qué no son más profundas las huellas dejadas por el módulo? Además, el aterrizaje debió estar acompañado de una gran nube de polvo y dejar  un cráter visible.

La Realidad: 

Los motores del módulo de aterrizaje se apagan lentamente antes de aterrizar; además que la nave no se mantiene el tiempo suficiente como para que el motor genere un cráter o levante mucho polvo, asegura Dr. Roger Launius, del Instituto Smithsoniano.

“Las películas de ciencia ficción muestran un gran chorro de fuego que sale de la nave sobre la tierra, pero así no se hizo en la Luna“, agregó. “De esa forma no se haría tampoco ahora ni en cualquier otro momento en el futuro”.

 

5. La pisada

Creo que pisé algo. Foto: Nasa

Creo que pisé algo. Foto: Nasa

El Mito:

Se crea una huella cuando el peso desplaza el aire o cuando hay humedad en entre las partícula del polvo. Pero como estas dos cosas no hay en la Luna, resulta raro que dejaran huellas tan bien definidas. Este tipo de impresiones solo se podrían haber hecho en arena mojada.

La Realidad:

El polvo de la Luna, o regolito, “está finamente molido. Cuando se mira con un microscopio, parece ceniza volcánica. Es por eso que se puede dejar una huella fácilmente”, explica Plait. Y como no hay aire en el satélite, estas formas pueden permanecer vírgenes durante mucho tiempo.

Listo. Ya no deberían quedarte dudas sobre la misión espacial a la Luna. Pero si decides continuar “escéptico” sobre el tema, por lo menos no busques a Buzz Aldrin para que jure con una mano sobre la biblia, que te puede pasar esto:

Tags