ciencia , ecología Sábado, 5 julio 2014

¿Por qué se salió el mar esta semana? Todas las respuestas que estabas esperando

Esta semana el mar estuvo realmente movido a tal punto que llegó a inundar parte del corredor de la Costa Verde y esta tuvo que ser cerrada por precaución. Las causas para este oleaje anómalo no fueron ni el fenómeno de El Niño ni un aviso de que el fin del mundo está cerca sino parte de los ciclos normales del mar y su relación con la luna.

Carlos Tavares. Foto: PuntoEdu

Carlos Tavares. Foto: PuntoEdu

Los amigos de PuntoEdu conversaron con Carlos Tavares, miembro del Consejo Directivo del INTE-PUCP e investigador del Centro de Geografía Aplicada, quien explicó este fenómeno:

1. Es normal durante el invierno (por eso no nos gusta esa estación)

La Costa verde se inundó. Foto: Peru21

La Costa verde se inundó. Foto: Peru21

Según Tavares, estos “maretazos” son frecuentes durante los meses de invierno y obligan al cierre de puertos, causan erosión en las playas, y pueden causar la destrucción de casas, malecones, edificios próximos a la orilla y hasta embarcaciones.

 

2. La influencia del viento y la luna

El oleaje es formado por el viento que sopla con mucha intensidad y persistencia mar adentro peero cuando los vientos y el oleaje acumulan más agua que lo normal en la costa, se provoca una elevación del nivel del mar. Es entonces cuando las olas se proyectan más tierra adentro que lo normal

“Este efecto, afortunadamente, no es más intenso porque el ciclo de marea es de cuadratura (luna creciente) y no de sicigia (luna llena). Felizmente, la predicción es que la altura de las olas debe disminuir a partir de hoy”

3. El mar reclama su territorio, pero…

Esta creencia de que el mar busca volver y recuperar el territorio que el hombre le quitó, es verdad pero este proceso no es tan rápido ni sucede de la noche a la mañana.

“La recuperación natural de las playas es un proceso muy lento y requiere de grandes cantidades de sedimentos que cada vez se encuentran menos en la costa. Los sedimentos que alimentan a las playas provienen principalmente de los ríos, pero es posible que este aporte se esté reduciendo debido al uso del agua para el riego”

Así que ya saben, el fin del mundo aún no ha llegado así que no hay necesidad de confesarse.