blogs , cibercultura , ciencia Martes, 9 septiembre 2008

It’s the end of the world as we know it

phpdqflklpm.jpg

Hoy, mientras duermes, se activará esta mole: el LHC (Large Hadron Collider). Dicen que ésta es la máquina del fin del mundo. Dicen que podría generar un hoyo negro o que podría, cual Superboy Prime, romper las barreras entre los multiversos. Suena a exageración pero no sé por qué su diseño me recuerda al monstruo de Watchmen o a una versión cyborg del Cthulhu.

¿Qué es el LHC y por qué esta suerte de NERV que es la Organización Europea de Desarrollo Nuclear (o CERN) lo activará pese a todas las protestas? En el flamante blog de Claudia Cisneros, Sophimania, pueden encontrar una explicación sencilla, completa y aderezada con un rap.

Quizás el mundo no se destruya, pero parece que sí se transforma. En el blog de Andrea Naranjo se explica que la cantidad de información que se tenía que transmitir para el LHC era tan enorme que los de CERN tuvieron que crear una especie de Internet paralela, llamada The Grid, «que permitirá enviar datos a una velocidad 10.000 veces superior a la de hoy dando lugar a la transmitisión de datos holográficos, que permitirá el almacenamiento de datos online».

El ejemplo más demoledor: bajarse la producción completa de los Rolling Stones demoraría sólo dos segundos. Andrés Paredes comenta las repercusiones de The Grid:

De esta manera el LHC, antes que acabar con el planeta Tierra,  tiene muchas más probabilidades de destruír lo que queda del planeta Copyright, ya no solo de la música sino de la industria audiovisual. La capacidad de descarga de una película de alta definición a una velocidad tan ridícula, potenciará el contenido abierto en la comunidad mundial de una manera pasmosa. (…)

A la vez, tamaña red será el puntillazo final a los inexplicablemente carísimos sistemas de llamada telefónica a larga distancia. Con una capacidad tal de transimisión, una conversación telefónica entre cualquier parte del mundo simplemente será una yapa. De por sí la telefonía es un negocio vestigial y si no se ha desarrollado un teléfono comercial y masivo que use algo basado en un sistema tipo Skype, es porque resta enormes ganancias a las empresas de comunicaciones. The Grid será el paso obvio e inevitable para el fin de este sistema.

Parece que el mundo sí ha terminado, pero solo para el viejo orden. De todas formas, por si las dudas, voy por un Jack Daniel’s.

ACTUALIZACIÓN (10/09): Seguimos vivos.

Secured By miniOrange